respiracion alterna y abdominal

Respirando a través de la fosa nasal izquierda es calmante y respirando a través de la fosa nasal derecha tiene un efecto energizante.

  • Balancea los dos hemisferios del cerebro
  • Te hace más efectivo y te calma.
  • Altera estados mentales, a neutral.
  • Es excelente antes de tener una importante conversación o reunión para calmar los nervios.
  • Es bueno como practica diaria cuando sufres de ansiedad.

 
Efectos de la activación de la respiración fosa derecha (Pingala)

  • Estimula el sistema nervioso simpático (mecanismos de lucha y huida)
  • Estimula las funciones del hemisferio izquierdo
  • Estimula las habilidades verbales
  • Incrementa ritmo cardíaco

 

Algunos efectos de la activación, fosa izquierda (Ida)

  • Estimula funciones sistema nervioso parasimpático (respuesta de la relajación)
  • Estimula funciones hemisferio derecho
  • Disminuye ritmo cardíaco

COMO HACERLO

  • Siéntate en posición sencilla, o posición de la roca. Mantén la columna vertebral  recta y los hombros abajo. Como un yogi.
  • Cierra con el pulgar derecho la fosa nasal derecha. El resto de los dedos están señalando al cielo.
  • Inhala a través de la fosa nasal izquierda. Cierra la fosa nasal izquierda con el meñique derecho y exhala totalmente a través del lado derecho.
  • Inhala a través de la fosa nasal derecha (siempre inhalas a través de la fosa nasal con la que justo has exhalado). Cierra con el pulgar derecho. Exhala a través de  la fosa nasal izquierda. Inhala a través de la fosa nasal izquierda y continua por 2 o 3 minutos como mínimo.
  • Repite lo mismo empezando por el lado izquierdo.

 

 Equilibrio respiratorio

Una práctica que ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo en sus funciones del simpático y parasimpático es Nadi Sodhana o respiración alterna, inspirando por la fosa izquierda  reteniendo con comodidad tapando ambas fosas, exhalando por la derecha; de nuevo se inspira por la derecha, se retiene, y se expulsa por donde se ha empezado, que es la izquierda. Todo este proceso es una “vuelta”.

A fin de obtener resultados óptimos, sería positivo realizarlo dos veces al día, en base a un mínimo de diez vueltas cada sentada.

 

RESPIRACION ABDOMINAL

Kuksa pranayama
La respiración abdominal profunda es la mejor, por cuanto lleva aire a la parte más baja y más amplia de los pulmones. La respiración es lenta y profunda, efectuándose por tanto un uso adecuado del diafragma. Permite experimentar la respiración diafragmática y purificar el organismo. Elimina la tensión y calma la ansiedad. Es la más común. Hay que concentrarse en el abdomen.
Aunque este ejercicio puede realizarse sentado, te resultará más cómodo y fácil hacerlo tumbado boca arriba. Asegúrate de estar cómodo para poder concentrarte en la respiración sin que nada te distraiga.
Cuando se inspira se llena de aire la parte baja de los pulmones, desplazando el diafragma hacia abajo y provocando que el vientre salga hacia fuera. Se nota porque el abdomen se hincha. Cierra los ojos. Coloca las manos son suavidad sobre la barriga. Concéntrate en esa zona del cuerpo.
El suave descenso del diafragma ocasiona un masaje suave, constante y eficaz de toda la masa abdominal. Poco a poco la parte baja de los pulmones se llena de aire. La inspiración debe ser lenta, cómoda y silenciosa. Si no nos escuchamos respirar, la respiración tendrá la lentitud deseada. Si nos escuchamos significará que estamos inspirando demasiado deprisa. Inhala lentamente. Siente cómo la barriga se expande y redondea. El pecho no ha de moverse. Cuenta hasta cinco mientras respiras.
Durante la espiración abdominal el diafragma sube. Se nota porque la zona del estomago desciende. Exhala lentamente el aire y siente cómo la barriga se va aplanando. Cuenta hasta cinco mientras exhalas.
Al espirar, los pulmones se vacían y ocupan un lugar muy restringido. Es importante vaciar al máximo los pulmones y expulsar suavemente la mayor cantidad posible de aire. Después de haber vaciado a fondo los pulmones, la respiración exige ponerse en marcha otra vez. El vientre se relaja y comienza el proceso de nuevo. Durante el mismo es esencial inspirar y espirar por la nariz y mantener la musculatura abdominal relajada. Lo ideal es ejercitar la respiración diafragmática tumbado de espaldas, porque esta posición favorece la relajación de la musculatura abdominal.
Tanto al inspirar como al espirar se debe vivir conscientemente la entrada y salida del aire y los movimientos que se suceden en el diafragma. Se puede colocar una mano sobre el vientre, aproximadamente en el ombligo y poder así seguir el movimiento abdominal.
Si se hace el movimiento contrario es que la respiración abdominal es muy débil o inexistente.

Mas respiraciones
yoga y respiracion

About The Author

Diseñadora grafica / Desarrolladora web / wordpress themes y mas

No Comments