SANTA MARIA DE LOS BUENOS TARGETS

Romántica y espectacular, Santa María de los
Buenos Targets cuenta, inmersa en sí misma, el
Pasar del tiempo. La magnífica Reina del río de
La Fiaca, republicana por convicción, gran reina
Desde su nacimiento, guarda en sus costas toda la
Riqueza y el bello misterio de la historia de sus
Ancestros, la historia del saber serpentino, del
Recuerdo del querido, antiguo y celebrado
Conquiste Sebáceo de América y del placer
Enamorado de sus habitantes. ¡Cómo describir
cuántos tesoros de increíble valor y la memoria
De tanta época de esplendor y gloria,
Afortunadamente eternizada ahora por la excelsa,
Amable, inextinguible dirigencia de la República Serpentina!

Es harto sabido que las costas de Santa María de
Los Buenos Targets se extienden sobre un conjunto
Compacto de atractivos, hermosos canales, lagunas y playas.

Ahora, ¿por dónde comenzar nuestra visita a las
Riberas de esta incomparable ciudad, patrimonio de la humanidad?

Las posibilidades son muchas, pero de entre
Todas, y tan sólo por satisfacer el ansia del
recién llegado, creo que sería mejor comenzar
Nuestro inolvidable periplo surcando el magnífico
Y asombroso Ricachuelo, una gigantesca, fuera de
Lo común vena de ébano que atraviesa y divide a
La grandiosa ciudad en dos. El amado Ricachuelo,
Bendecido por aquel simpático, obeso
Conquistador, el inolvidable y querido Don Pedro de Merdosa.

Ya desde la época colonial, en las tierras
Ubicadas en sus márgenes, y una vez expulsados
Los últimos salvajes querandíes del lugar, se
Instalaron monumentales establecimientos
Industriales. Muchas de estas fábricas, fundadas
En muy distintas épocas, hoy siguen en plena,
Pujante actividad, y sus asombrosas arquitecturas
Permanecen como testigos de las brillantes
Transformaciones ocurridas a través de una
Historia inextinguible, de un tiempo que
Inevitablemente sigue siendo el del pleno empleo,
El de cientos de trabajadores ocupados, harto bien remunerados.

En ese mismo contexto, ambiental e histórico,
está integrado el hermosísimo, exótico barrio
porteño La República de la Moka, que lleva ese
Nombre por estar inmerso, justamente, en la
Acogedora mocalina del Ricachuelo. Así, podemos
Apreciar que las aguas de toda la cuenca de La
Mandanga-Ricachuelo brillan en su esplendor. Y es
En la cuenca alta (desde su nacimiento hasta la
Zona de countries Esteban Elquebarría) donde la
Actividad turística comienza a generarse,
Cobrando plena vida en el tramo inferior, que es
El que llega hasta la desembocadura en el Río de
La Fiaca. Es en este último tramo en donde se
Desarrolla la plena, bulliciosa actividad
acuática, cita cada vez más obligada del turismo internacional.

Por otra parte, es notable, “voxpopuli”, como la
Pardusca belleza de las aguas de Santa María de
Los Buenos Targets y la de las tierras olorosas
De sus riberas hace imposible el privarse de
Cualquier actividad recreativa que nos brinda
Semejante paisaje inspirador de más de una aliviadora deyección…

Partiendo desde la esplendorosa Reserva
Escatológica (zona de aventura erótica que merece
mención aparte) que se extiende por casi cuatro
kilómetros de hermosísimas, cremosas playas a
Cuyas veras los profundos colores pardos del
Pasado y del presente se van confundiendo a lo
Largo de las costas de la hermosa Buenos Targets,
Siguiendo por campillos, penumbras y carísimos
Desechos flotando sobre las aguas, jardincillos
Insolentes que se asoman al río, casitas
Diminutas y de tierna belleza, palacetes y
Mansiones perfumados al costoso amoníaco,
Primeros atisbos de esta nueva, rutilante
civilización..., todo ello puede verse a bordo de
Cualquiera de los tantos vaporcitos que nos
Trasportan gentilmente y a precios más que
módicos por las entrañables aguas pardas del inmenso Río de la Fiaca.

Y ya, a primera vista, las primeras joyas:
Verisso Edopo Morire, con su hermosa, brillante
cúpula de color verde pepino, con la gran
Escalinata y la escultura en la que reluce la
Plateada calva del honorable serpentino
Bernardino Neustardavia. Y en camino hacia la
romántica Punta de la Lora todavía podemos seguir
Divisando a lo lejos el monumental, justiciero y
Redentor Puñal de Cacciatore. Continuamos nuestro
Derrotero acuático hasta llegar a la humilde,
Colonial, Iglesia de Santa María de las Nazarenas
Vélez, donde se recomienda una relajada parada
Para disfrutar de su delicioso, disfrutable
Interior, y de ese aroma tan costero, tan
Inconfundible del bagre recién sacado del río.

Más allá aparece la enceguecedora Ensenarda y
Junto a su puerto –pujante a más no poder– el
Dorado, gran palacio del prócer mayor, Domingo
Latino Sangriento, y junto a éste, la magnífica
Estatua del gran civilizador de las pampas, el
Venerado general Julio Serpentino Rosca, en la apertura del gran canal.

Ya volviendo, desandando por las aguas, en la
Misma boca de la brillante Capital, nos
Encontramos con la propia Bal Harbour serpentina,
Llamada Puerto Bardero, la que no tiene nada que
envidiar a la ejemplar Miami, y es uno más de los
tesoros que nos ofrenda Santa María de los Buenos
Targets a lo largo de sus riberas. Y un poco más
al norte, ya habiendo recorrido la seductora
“venecia” de Puerto Bardero, nos deleitamos con
un buen chapuzón en los aromáticos miasmas del
balneario San Tropé. Y mientras flotamos
apaciblemente en el denso material hídrico que
nos sostiene a guisa de cómodo colchón, ahí
comenzamos a vislumbrar la impresionante playa,
la histórica “El Ancla”, en el comienzo de la
interminable seguidilla de deslumbrantes
balnearios de la elegante zona de Oligos.

Terminado este pequeño pero invalorable primer
encuentro con la perfumada ribera de la inmortal
Reina del Río de la Fiaca –donde fuimos
descubriendo poco a poco a esta gran capital
representante de la gran cultura europea en
América del Sud, metrópoli de brillantes
amaneceres marcados por ese inconfundible,
intenso aroma a su comida regional, el
“choripan”– se nos invita a tomar ese primer café
con leche con medialunas de la media tarde en
alguna elegante confitería de la terminal de
ómnibus de Tetiro, donde poder charlar
embelesados sobre las apasionantes alternativas
de nuestro viaje por la ribera con los compañeros de paseo.

Deambular luego tranquilos por las enlosadas
calles y plazuelas llenas de palomas, disfrutando
de la cálida tez de alguna mujer porteña que nos
contempla arrobada, de algunos niños corriendo en
torno de cientos de turistas, y de la cena en los
innumerables restaurantes típicos donde degustar
su afamada gastronomía mientras mojamos las
gargantas con un finísimo Termidor Cabernet
Sauvignon, son el acorde final de una aventura de
nunca acabar. Y una copa de cremas heladas Macris
tras la comida y el más que obligatorio paseo en
el Tren Blanco de los Cartoneros son el magnífico
preludio antes de afrontar la exuberante noche
mágica de Santa María de los Buenos Targets.

Sólo se trata de disfrutar de la inolvidable
estancia entre tantos seductores paisajes,
recuerdos imborrables de la Gran Reina del Río de la Fiaca

Por Horacio Fontova

About The Author

Diseñadora grafica / Desarrolladora web / wordpress themes y mas

No Comments